Perros y gatos que se crían y mantienen como si fueran gallinas ponedoras, sin preocuparse por si se transmiten enfermedades hereditarias, usando perros robados, falsificando papeles de pedigrí, de vacunación. Perras explotadas y descartadas tras una corta

vida

de sufrimiento. Cachorros que se separan de sus madres antes de tiempo, que se meten en un camión con destino a otro país comunitario y que se venden a peso de kilo de carne viva a su llegada. Un

negocio

deleznable del que más gente de lo que parece forma parte al comprar a sus perros y gatos. Si no han visto a la madre y las instalaciones de cría, es muy probable que detrás de su cachorro esté detrás esa mafia.

Hay pequeños avance, destellos de que sí hay interés en cambiar esta situación que al menos llega hasta las altas instancias. Un ejemplo reciente viene de la mano del Parlamento Europeo, que adoptó a finales de la pasada semana una Resolución por la que pide a la Comisión Europea, que ostenta la iniciativa legislativa comunitaria, que tome medidas concretas para acabar con el tráfico de animales de compañía en Europa.

Ahora a ver si la Comisión se lo toma en serio y legisla sin tardanza para que su aplicación pueda llegar pronto a todos los pases miembros. Estamos mejorando en muchos aspectos en materia de protección animal, sabéis que soy positiva. Pero el coste en tiempo se traduce en coste en vidas, en mucho sufrimiento.

Os dejo el comunicado que me hizo llegar la asociación ANDA. Este post se acompaña de imágenes que me han hecho llegar ellos sobre este cruel tráfico de vidas que hay que frenar.

Recordad que en nuestra mano hay mucho que se puede hacer mientras se espera esa legislación:
– Primando la adopción por encima de la compra de animales.
– Si se opta por la compra, acudiendo a un criador que nos permita ver a la madre y en qué condiciones la tiene a ella y al resto de sus animales.

La campaña “Protejamos a Nuestras Mascotas” que inició ANDA junto a Eurogroup for Animals el pasado mes de septiembre para acabar con el comercio ilegal de animales de compañía comienza así a ver sus frutos. Los más de 500.000 correos electrónicos enviados a los eurodiputados han servido para que el Parlamento Europeo apruebe una resolución en la que pide formalmente a la Comisión la adopción de nuevas normas de identificación y registro de los gatos y perros en cada país de la Unión Europea, lo que ayudaría a frenar su compraventa ilícita.

En los últimos años se ha observado un importante incremento en el número de canes que cruzan ilegalmente las fronteras de los Estados miembros y la misma tendencia se empieza a apreciar en los gatos de raza. Este comercio fraudulento se apoya en los defectos de la European Pet Travel Scheme, la guía en la que se relatan los requisitos que han de cumplir los europeos si desean viajar con sus mascotas dentro de la UE con fines no comerciales. Unas deficiencias que aprovechan las bandas organizadas para traficar con perros y gatos, constituyendo el tercer negocio ilegal de la eurozona más rentable detrás del de las armas y las drogas.

Actualmente los requisitos exigidos a la hora de identificar y registrar a los animales son muy diferentes no sólo a nivel nacional, sino también local y regional. Existe mucha ambigüedad en lo referente a la edad de los perros y gatos registrados, por ejemplo, lo que es aprovechado por las bandas para mentir sobre las vacunas obligatorias que han recibido, exigidas para poder viajar. Una práctica que supone un grave riesgo para la salud por el peligro de propagación de enfermedades que conlleva.

Para ayudar en el seguimiento de los animales que viajan dentro de las fronteras de la UE, ANDA propone que tanto los códigos de los microchips usados en su identificación como las bases de datos informáticas de los registros de los Estados miembros sean compatibles, facilitando así el intercambio electrónico de información. La vinculación de los chips con los pasaportes de sus dueños también ayudaría a contener este mercado ilegal.

La eurodiputada alemana Renate Sommer, quien propuso la Resolución, espera que esta declaración sea tenida en cuenta lo antes posible por la Comisión y sirva para “mitigar los elementos más opacos del pasaporte europeo de animales de compañía mediante la armonización de los requisitos y de los sistemas nacionales de identificación y registro de animales de compañía en la UE, lo que proporcionaría mayores certezas sobre la edad de cualquier animal, su historial de vacunación, y permitiría una trazabilidad transfronteriza adecuada”.

Publicado: 1 de Marzo de 2016